Trabajo en equipo: descubra cómo construir y administrar un equipo exitoso

Para que las ideas se conviertan en realidad, los empleados deben poder formar un equipo exitoso, aunque no sea fácil. Aprenda más sobre el trabajo en equipo.

Un equipo exitoso marca la diferencia en una organización. Un grupo de empleados formado para lograr un alto desempeño está compuesto por personas que tienen claro al menos tres aspectos de una empresa: qué, por qué y cómo.

Es decir, para que un equipo desempeñe con éxito su papel, se necesita mucho más que «grandes estrellas» en el equipo.

De hecho, puede haber equipos compuestos por profesionales exitosos, pero juntos no pueden formar un equipo exitoso.

Lo que está en juego es que, además de las capacidades personales y profesionales, los miembros del equipo deben tener la capacidad de desempeñar sus roles en equipo y, sobre todo, tener claro el qué, el por qué y el cómo de una empresa.

En cuanto a los objetivos, el por qué concierne a todo lo que motiva un proyecto y, finalmente, cómo se diseñan las estrategias para lograr una meta.

¿Por qué el trabajo en equipo se ha vuelto tan importante?

Hoy en día, el concepto de trabajo en equipo está en auge. El tema está relacionado con la dinámica del trabajo en diferentes áreas como el trabajo, la escuela e incluso la familia.

La importancia del trabajo en equipo surge de la consideración de que cuantas más personas se unan de forma comprometida para realizar una actividad, mejores y más efectivos serán los resultados.

Es muy común encontrar el concepto de trabajo en equipo sobre todo en entornos laborales, donde grupos de personas establecen objetivos específicos comunes y muchas veces logran formar un equipo exitoso.

El objetivo de esta modalidad es reunir las capacidades, inteligencias, ideas y aptitudes al servicio de una tarea o actividad, para llevarla a cabo con mayor rapidez y mejores resultados.

Consejos para construir un equipo exitoso

  • Es común ver en equipos de trabajo que las personas trabajen individualmente sin considerar al resto de compañeros.
  • Depende mucho del entorno laboral. Por eso te vamos a dar algunos consejos para que el trabajo en equipo sea más fructífero y haya el menor número de conflictos posible.
  • Es necesario tener cuidado en la elección de los profesionales que formarán parte del equipo de trabajo, asegurándose de que los profesionales elegidos sean compatibles.
  • Siempre se deben considerar sus habilidades, experiencias y motivaciones, así como sus roles.
  • Para trabajar en grupo, el profesional debe estar dispuesto a abrirse, a compartir ideas con el resto de miembros, a ser desafiado por las iniciativas de otros.
  • Es fundamental encontrar técnicas divertidas e innovadoras para estimular un fructífero debate sobre diferentes temas y cómo abordarlos.
  • Desde el principio es necesario establecer ciertas reglas de comunicación. Los participantes deben tener una comprensión clara de quién hablará con quién, cuándo y con qué frecuencia.
    Esto permitirá a las personas concentrarse en el trabajo que realmente les preocupa y no perder el tiempo persiguiendo personas.
  • Es importante tener una organización y estructura previa. Antes de iniciar el proyecto se deben definir las personas, herramientas y recursos que se necesitarán para llevarlo a cabo.
    Desde el principio, todos los miembros deben tener claro sus obligaciones y derechos.
    Cada miembro debe conocer cuáles son sus responsabilidades, así como las consecuencias de no cumplir con sus tareas de manera oportuna.
    Al mismo tiempo, también se deben generar instancias en las que todos los miembros puedan compartir sus opiniones e ideas sobre el proyecto.
  • Siempre que pueda, reconozca el trabajo de los demás y trate de ser agradecido. Esto no solo será valorado por quienes reciban el gesto, sino también por quienes lo vean, quienes se sentirán animados a seguir avanzando y creciendo como profesional.
  • Fomente los espacios de tiempo informal entre compañeros de trabajo. Compartir el almuerzo y el viaje de ida y vuelta son formas fáciles de crear vínculos con los colegas, lo que permite que la conversación fluya sin que el trabajo ocupe un lugar central.
  • Los líderes deben comunicar a sus equipos de trabajo lo que esperan del trabajo en equipo y la colaboración.
    Asimismo, deben moldear el trabajo en equipo en su interacción interna y con el resto de la organización.
    De esta forma, los miembros de la organización identifican el valor de la cultura del trabajo en equipo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »