¿Qué es el liderazgo? ¿Cuáles son sus características?

La búsqueda de herramientas que promuevan el desarrollo del liderazgo se vuelve cada vez más importante. Descubra aquí el porqué.

La búsqueda de herramientas que promuevan el desarrollo del liderazgo se vuelve cada vez más importante. Pero, ¿por qué es tan importante el liderazgo?

Usamos el término liderazgo con bastante frecuencia. Es una característica muy buscada por el mercado. De hecho, un líder es capaz de motivar a las demás personas del equipo del que forma parte y así mejorar la calidad del clima laboral y, en consecuencia, la productividad.

En resumen, el liderazgo es la capacidad de influir y motivar a los demás. Esta capacidad es a menudo el resultado de un propósito que conduce a una visión y a la búsqueda de formas de lograrla. El propósito y la visión juntos son una fuente de inspiración para que el líder influya en los demás.

Un líder es alguien que ha desarrollado sus habilidades interpersonales y grupales. Además, suele ser alguien con una comunicación asertiva. De lo contrario, podría convertirse en un dictador, lo que desafortunadamente es más común de lo que cree.

Las características de un líder

Antes de abordar las herramientas que pueden ayudar en el desarrollo del liderazgo, veamos algunas características de un líder.
Primero, debe tenerse en cuenta que un líder no es alguien que ve a otros en el trabajo y se contenta con dar órdenes. Más bien, un líder es alguien que:

  1. Se une al grupo a través de relaciones saludables y asume responsablemente sus roles; y
  2. alguien que sepa mantener las distancias necesarias, en el sentido de poder realizar valoraciones objetivas cuando sea necesario.

5 cualidades de un líder

  1. Reconocer los espacios personales
    Una persona con capacidad de liderazgo sabe respetar el espacio individual de sus empleados. Esto significa que el líder reconoce los límites personales de cada miembro del equipo y no invade su privacidad.
  2. Reconocer los méritos
    Un buen líder no basa su desempeño únicamente en la demanda, sino que es alguien altamente capaz de reconocer y regocijarse en los méritos de los demás. Poner esto en práctica hace que los empleados estén más motivados y dispuestos a enfrentar desafíos.
  3. Comunicación clara
    El líder sabe comunicarse de manera asertiva, es decir, dice claramente lo que hay que decir, pero siempre le preocupa cómo se expresa. Comunicarse asertivamente evita «atropellamientos» en las relaciones laborales. Además, el líder da retroalimentación sobre las actividades realizadas y presenta pautas para un proceso de mejora continua.
  4. Humildad y aliento al potencial del equipo
    Un líder debe ser lo suficientemente humilde para reconocer que no tendrá las respuestas para todo y que no siempre tomará las mejores decisiones. Con esta actitud fundamental, el líder puede integrar medios para incentivar la participación del equipo en la toma de decisiones. Reconocer el potencial del equipo tiende a generar un equipo más cohesionado con alta capacidad de resolución de problemas.
  5. Saber tomar decisiones
    Este aspecto puede parecer contradictorio con el punto anterior. Sin embargo, el líder debe ser alguien capaz de encontrar un equilibrio entre estar abierto a que todos expresen sus pensamientos y sentimientos, y la responsabilidad de ser quien marca las pautas en determinados momentos.
    En este sentido, el líder o líder debe saber analizar varios elementos y escuchar varias voces, pero, finalmente, es su responsabilidad en los momentos en los que se necesita una decisión. Reconocer el momento preciso para decidir también es un diferenciador.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *